Nuestro lugar en la tierra

Es algo que la gran mayoría de nosotros conocemos, sin embargo, solemos olvidar con mucha facilidad que somos una especie de apenas unos 150.000 años, aunque depende de a que llamemos humano. Nuestro éxito a la hora de colonizar toda clase de medios ha sido aosmbroso, pasando de ser unos pocos cientos a millones en un período de tiempo tremendamente corto.
Sin embargo, no somos ni de lejos el culmen d ela evolución, no somos más evolucionados ni estamos mejor adaptados a la tierra que cada organismo a su ambiente y estilo de vida determinados.

Las arqueas pueden llegar a vivir en lugares realmente extremos.
Las arqueas pueden llegar a vivir en lugares realmente extremos.

Un ejemplo de ello son las arqueas metanógenas, casi tan antiguas como la vida misma, viven en zonas de altas temperaturas, pobres en oxígeno y ricas en desechos de organismos que utilizan oxígeno o compuestos como sulfatos.

Los artrópodos, más concretamente, los escarabajos o coleópteros, presentan la friolera de más de 350.000 especies descritas, siendo uno de los grupos con mayor éxito y diversificación del mundo animal. Apareciendo en el Pérmico, existen en nuestro planeta desde antes que los dinosaurios, adaptándose a toda clase de ambientes, actualmente se encuentran en todos los conitnentes, excepto la antártida.

Las bacterias, verdaderas maestras de la supervivencia.
Las bacterias, verdaderas maestras de la supervivencia.

Por no hablar de los verdaderos señores del mundo: las bacterias. Si observaramos un árbol filogenético donde se muestran todas las relaciones entre especies los animales, plantas y hongos no seríamos más que una pequeña ramita ahogada entre innumerables linajes de bacterias. Están en todos los lugares de la tierra, en nuestra piel e intestinos, en las fosas oceánicas y en las rocas de las montañas más altas. Estaban en el labor de los tiempos y seguramente estarán allí cuando el sol devore la tierra…

El ser humano, con todos sus logros, las Pirámides, la Gran Muralla, las industrias, las megaciudades… Todo, no es más que un ápice en comparación con la diversidad y longevidad de unos seres que apenas si podemos observar a simple vista.

¿Da que pensar, verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s