PCR no es PCR

Hace poco, parece que en una rueda de prensa sobre el ébola, alguien comentó que para detectarlo se utilizaba la técnica de PCR, o de proteína activa C…
Del ébola y el alarmismo de la población en genral ya se habló en este blog, como podéis ver en esta entrada. Sin embargo, me pareció interesante el comentar que la PCR, no la prueba de la proteína reactiva C, es, además de útil en la detección del virus del ébola, en el día a día de cualquier laboratorio relacionado con la biología molecular.

En fin, y centrándonos un poco en el ébola, aunque es cierto que la proteína reactiva C se puede abreviar, sobretodo en la literatura médica, como PCR, y está implicada en la vía del complemento, no se utiliza en demasía para detectar a este virus.

La PCR o reacción en cadena de la polimerasa, es una técnica que permite el amplificar, aumentar en número de copias, uno o varios fragmentos de ADN.

Esquema de la reacción en cadena de la polimerasa
Esquema de la reacción en cadena de la polimerasa.

Básicamente, se diseñan una serie de primeres o cebadores, que son unas pequeñas moléculas de ADN que se van a unir a una región que queramos amplificar, es decir, copiar.

Entonces, una polimerasa especial, taq o pfu generalmente (son polimerasas extraídas de organismos concretos) se activa tras un cambio de temperatura, se une al cebador y copia el fragmento.

Se sube la temperatura para separar todas las moléculas y el ciclo se repite. Así hasta tener una cantidad de fragmentos de ADN suficiente como para poder detectarse en un gel de agarosa bajo luz ultravioleta.

Gel de agarosa. Estas técnicas son las que aparecen en series como CSI.
Gel de agarosa. Estas técnicas son las que aparecen en series como CSI.

Lo bueno de esta técnica es su rapidez, unas manos experimentadas con la maquinaria adecuada pueden tardar entre 1 y 4 horas, dependiendo del fragmento a amplificar, y su sensibilidad, de hecho, el error más común en los principiantes es la contaminación por pequeñas moléculas de ADN en las muestras.

Así se puede detectar si un paciente está infectado por el virus en poco más que una tarde aún cuando su cuerpo presente una cantidad nimia del virus.

El problema es precisamente que esta técnica necesita de profesionales cualificados y maquinaria específica, cosas que a pesar de ser relativamente baratas en el primer mundo, en países más empobrecidos suele ser una verdadera fortuna.

Por último, sus aplicaciones son numerosas en el laboratorio de investigación, desde añadir secuencias específicas a las moléculas de ADN, la detección de la expresión de genes, virus, bacterias, el aumento del número de plásmidos, el aislamiento de genes o fragmentos de estos… etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s